Rentar o comprar una oficina, ¿Cuál es la mejor opción para su negocio?

 En Blog

En la actualidad, muchas empresas deben decidir por las oficinas amuebladas en renta DF o por comprar una inmueble propio; en ocasiones sienten que la renta de los inmuebles es un costo constante y que puede ser dinero que no los llevará a ninguna parte, pero también hay empresas que no cuentan con los recursos suficientes para comprar un inmueble o por el ramo de su trabajo no les conviene comprar uno.

La decisión dependerá en gran medida de las características de cada tipo de negocio, las necesidades que tengan en el mercado, entre otros factores. Por décadas, las pequeñas y medianas empresas por lo general se apoyan en los esquemas de renta para contar con un inmueble que les permita albergar sus negocios, ya sea mientras crecen, porque no cuentan con capital para adquirir uno, o por el simple hecho que va de acuerdo con las necesidades de sus empresas.

Gran parte de los negocios consideran la renta de oficinas como un gasto, y preferirían invertir ese capital en la compra de un inmueble, pero la renta también puede considerarse como una inversión si se elige el modelo adecuado para el alquiler. Pero, ¿Cuándo es el momento ideal para decidir que la renta ya no se ajusta a sus objetivos?

Para ello se requiere tomar en cuenta una amplia variedad de factores, por ejemplo, para una oficina con un valor aproximado de tres millones de pesos, la renta mensual que tendría que pagar una empresa en un formato de alquiler tradicional sería de aproximadamente de 25,000 pesos al año, mientras que para una hipoteca para comprar una oficina del mismo valor puede llegar a ser de hasta 40,000 pesos mensuales.

Sin duda es un gran salto el pasar de la renta a la compra de un inmueble y para muchas pequeñas y medianas empresas es un salto imposible, por lo que la clave esta en determinar el momento adecuado en que se puede dar ese paso u optar por otras opciones de alquiler, como pueden ser las oficinas virtuales

Los especialistas recomiendan que ese paso se puede dar después de tener dos años de operación en la que cuenten con ganancias significativas de forma constante, aunque tienen que considerar que la compra de un inmueble es una inversión a largo plazo, puesto que los periodos para el pago de las hipotecas tienen un plazo máximo de diez años, con pagos que son hasta ocho veces mayores que el alquiler.

¿Cuál es la opción para las PYMES?

En el mercado actual, donde los negocios son cada vez más competitivos, muchas pequeñas y medianas empresas pueden fracasar en los primeros cinco años de operaciones, por lo que el adquirir un inmueble propio en estos periodos puede ser una inversión fallida, ya que a largo plazo es probable que no puedan pagar las hipotecas.

En esos casos, para disminuir de manera significativa los gastos operativos que representa el rentar una oficina, se puede optar por otros métodos de alquiler, como son las oficinas amuebladas y las oficinas virtuales. En ambos casos se trata de centros de negocios que ofrecen a los empresarios o los emprendedores una amplia oferta de servicios que se adaptan a sus necesidades diarias.

En caso de que estén iniciando sus actividades como profesionales, las oficinas amuebladas en renta DF son la mejor opción para poder abaratar los costes de renta. Además, no tendrán que invertir en mobiliario y equipos para llevar a cabo las operaciones de sus negocios; puesto que disponen de despachos en renta de una gran variedad de dimensiones, totalmente amueblados, configurables, que sea adaptan su imagen corporativa y están dotados con lo último en tecnología, preparados para que inicien sus operaciones de manera inmediata.

En las instalaciones de este tipo de oficinas pueden también incorporarse algunas ventajas para los negocios, como el disponer de un domicilio fiscal y/o comercial, un número telefónico propio con atención personalizada de las llamadas, los servicios de recepción y paquetería, una sala de juntas, entre muchas otras facilidades, como de ser necesario cambiar a una oficina virtual o sólo alquilar el lugar por horas, días, jornadas o semanas.

Todo esto se traduce en una disminución en los gastos operativos por parte de la empresa, puesto que ciertos servicios, como el internet, la limpieza, el agua, la luz, el aire acondicionado y la calefacción, entre otros, van incluidos en la cuota fija de la renta de oficinas.

Las diferencias sobre el alquiler de una oficina tradicional es que solo tendrán que contratar y empezar a trabajar, olvidándose de las permanencias y los pagos fijos, para tener su oficina totalmente adaptada a sus necesidades, es por ello por lo que el alquiler es una de las mejores opciones para las pequeñas y medianas empresas, por sobre la compra de un inmueble. También es una opción para las empresas que solo requieren de oficinas por temporadas o en caso de que se estén expandiendo, pero no quieran instalar una nueva oficina en la región.

En OfiRent contamos con la opción de la renta de oficinas amuebladas y oficinas virtuales para que puedan operar de manera inmediata y sólo por el tiempo que su negocio lo requiera. Nuestras oficinas en renta incluyen servicios como contestación telefónica personal con 40 líneas y sistema de control de acceso suelto, mobiliario con equipo ejecutivo, servicio de internet de alta velocidad, acceso a las oficinas de lunes a viernes las 24 horas y el sábado de 9:00 a 14:00 horas, recepcionista en horario de oficinas, toma de mensajes, atención a visitantes, sistema de control de acceso con huella digital, limpieza y mantenimiento de áreas comunes y baños, entre otros.

Contamos con 250 oficinas en un área de 6,000 metros cuadrados en distintas ubicaciones con todos los servicios incluidos listos para ocuparse. Para más información de nuestras oficinas amuebladas en renta DF los invitamos a comunicarse a nuestras líneas telefónicas o correo electrónico a cualquiera de nuestras sucursales, les aseguramos que con nosotros encontrarán la mejor solución para su negocio.

Publicaciones recientes
oficinas en rentaoficinas virtuales