Renta de oficinas

Todas las empresas, en algún momento, se enfrentan con el dilema de mudarse a un espacio propio o rentado, esto para mejorar el desempeño de sus actividades y seguir creciendo, con la intención de llegar a liderar el ámbito en el que se encuentren suscritas. Así pues, establecerse en un lugar “mejor” para tener mayor presencia, es tan importante como mejorar, de manera constante, el producto o servicio que se vende, ya que, si bien el mercado se renueva con una rapidez casi imperceptible, la imagen y proyección de un espacio de trabajo no deja de ser esencial en el éxito de toda relación de negocios y o con fines comerciales.

Sin embargo, a pesar de que en muchos casos existe la creencia de que conseguir un buen lugar dedicado a la renta de oficinas, cuyos costos sean bajos o accesibles, es prácticamente imposible, esto no es siempre cierto; aunque también hay que considerar, que los precios usualmente responden a la calidad del servicio, por ejemplo. Entonces, si no se toma en cuenta cada aspecto implicado, la realidad puede caer de sopetón y la búsqueda de un espacio competente se convierte en una misión imposible o con muchas limitantes. Y es que, al no saber con claridad qué se puede esperar de un servicio de esta índole, el pago por ciertos conceptos nos puede resultar aparentemente innecesario…

La mejor recomendación que podremos encontrar ante tal situación, responde en primera instancia a un estudio de las condiciones y o características del lugar donde, hasta el momento, se han desempeñado diversas operaciones que han hecho funcionar, bien, mal o medianamente, a nuestra marca o empresa.

renta de oficinas

Está claro que, ante tal evaluación, se pueden notar las deficiencias más remarcables y que nos han impedido llegar más lejos, por lo que decidimos indagar con respecto a otros espacios que pueden ser más provechosos o que logren darnos el empujón que hace falta para quedarnos en la mente de los consumidores y potenciales clientes. Pero, generalmente, el pago de una renta se considera como una mala inversión.

Por ello, muchos empresarios o emprendedores prefieren hacer el esfuerzo por comprar o adquirir un bien inmueble que responda a los requerimientos y expectativas de sus negocios o empresas.

No obstante, el traspaso de una oficina o un local comercial suele ser muy caro y, en otras ocasiones, sino es que en la mayoría de los casos, hay que hacer remodelaciones que se salen de presupuesto; finalmente, están aquellas situaciones en las que, a pesar de que se cumplen con muchas características necesarias, los espacios son muy pequeños y habrá que mudarse nuevamente en poco tiempo. Ahora bien, aunque contar con un centro fijo de operaciones es altamente aconsejable, la renta de oficinas no deja de ser necesaria, veamos por qué.

Reunir el capital suficiente para hacerse dueño de un espacio que garantice, entre otras cosas, lo esencial para desempeñarse como un lugar “empresarial” o “comercial”, puede ser una tarea no solo compleja, sino también muy tardada de lograr. Comencemos por mencionar que una oficina no tiene el mismo alcance si se encuentra en una zona conurbada, a una que se ubique en alguna área ajena a los negocios de su rubro. Así pues, la efectividad de un espacio de este tipo, responde en gran medida a las características de su asentamiento; es decir, que dependiendo de aspectos que van desde la centralidad de la oficina, hasta la facilidad de acceso y convivencia con otros espacios similares, se catalogan como más o menos benéficas para ciertos propósitos.

Justamente, tener acceso a una oficina dentro de una zona propicia y benéfica para nuestros negocios, es mucho más costoso que comprar un espacio en un lugar alejado o poco presto para esta clase de dinámicas. Áreas de la CDMX como Polanco o Reforma, son tan recomendables como caras cuando se trata de comprar bienes inmuebles que representen tu proyecto, aunque esto se demarque según tus ambiciones. Así que, si tus expectativas son muy altas pero no tienes el capital suficiente para establecerte en zonas como las mencionadas, no te preocupes, tienes la opción de rentar, y esto no significa necesariamente una pérdida en cuanto a inversión se refiere, pues todo se basa en las potencialidades que propicie el lugar seleccionado.

renta de oficinas

Además, cuando compras una oficina o creas una compañía que funcione gracias a las actividades que se llevan a cabo en estos espacios de trabajo, te faltará complementar con diversidad de factores que garanticen su óptimo desempeño, tales como los servicios que puedes gozar al contratar el servicio de renta de oficinas con nosotros, OfiRent. Porque una oficina a la altura o en busca del éxito no solo depende de su ubicación, sino también de puntos que trascienden al propio espacio o escenario, como la prestación de una atención personalizada para tus clientes, o bien, la tecnología más vanguardista para distinguirte de la competencia en cuanto a comunicaciones se refiere.

No hay nada mejor que acercarse a los expertos en la materia para que tu central de operaciones y sus sucursales, se distingan como la mejor oferta.

Finalmente, ante todas las incógnitas surgen las oficinas amuebladas como una opción, donde a pesar de que no se es dueño del espacio, las ventajas que ofrecen tienen mayor peso y se convierten en una solución. Nuestros centros de negocios ofrecen la posibilidad de ser contratados por tiempos específicos (la flexibilidad es un valor que nos destaca). Asimismo, no requieres de “Aval” ni “Fianza”, tampoco de hacer remodelaciones o de invertir en mobiliario, y tienes la posibilidad de crecer conforme tu negocio lo vaya requiriendo. ¿Qué opinas? Haz la prueba con OfiRent y descubre cuánto te podemos hacer crecer. ¡Te esperamos!